La mochila para el sudeste asiático

0
220

Preparar bien la mochila para el sudeste asiático es clave para disfrutar de esa experiencia al máximo. Cargar de más u olvidarte algo importante puede ser un coñazo, así que queremos compartir nuestra experiencia contigo.

Las mochilas

Tu compañera fiel, deberás elegir correctamente la mochila, porque tendrás que cargar con ella todo el viaje. Lo ideal es llevar un máximo de un 10% de tu peso, o máximo 7-8 kilos. Por supuesto esto es una sugerencia, depende de lo que necesites llevar y de tu forma física, podrás cargar más o menos.

Una mochila de entre 50 y 60 litros es la adecuada. Por encima de esos volúmenes probablemente no te la dejarán pasar como equipaje de mano. Tenlo en cuenta de cara a viajar con low cost, por ejemplo.

Otra cosa a tener en cuenta es el tiempo que viajarás y lo que tienes pensado hacer. Aun así, no creas que hay tanta diferencia entre ir 3 semanas e ir 6 meses. Al final las mismas prendas las puedes lavar, y uno acaba necesitando más o menos lo mismo. No vas multiplicando el peso exponencialmente cuanto más tiempo estas.

Nosotros, por ejemplo, para un viaje que iba a ser de 2 meses y finalmente será de 9 intentamos limitar el peso a 7 kilos. Aparte de esos 7 kilos en la mochila principal, nos vimos llevando 2 pequeñas mochilas, y en una de ellas iba un pequeño portátil. Pese a esa carga extra, nunca hemos llevado más de 9 kilos.

Estuvimos mirando diferentes opiniones pero nos pareció una barbaridad gastar 200 euros en unas mochilas. Al final, Mireia lleva una mochila de Decahtlon de 60 litros (descatalogada) que lleva usando cinco años sin problemas. Horacio se pilló una que ya había probado con anterioridad y que te dejamos aquí, por si te interesa.
Mochila para mochileros
La mochila, esa compañera fiel

Peso y contenido

Preguntamos a un amigo que entendía bastante de mochilas, nos decidimos por no cargarlas al máximo. Quisimos que rondasen los 7 kilos, que debería ser un peso ligero y contener todo lo necesario:

Ropa

Gran parte del sudeste asiático se caracteriza por un clima tropical, así que las camisetas de algodón son fundamentales. Un par de pantalones cómodos (no vaqueros) también son importantes. Uno de ellos conviene que sea largo, para entrar en lugares religiosos. En el caso de las mujeres, un pareo es perfecto. Si te gusta probar, compra al llegar un Sarong, prenda típica tailandesa unisex que es una falda de colores. A Horacio le regalaron uno en un voluntariado en Tailandia y está encantado con él.
La ropa interior, cinco mudas, para ir rotando y lavando cada par de días. Un par de bañadores, otro par de sujetadores y otros cinco pares de calcetines, nada más.
Para el calzado, depende de tus gustos. Ambos llevamos unas zapatillas impermeables y unas chanclas. Horacio apenas ha usado las zapatillas, porque ama ir en chanclas. Mireia justo al contrario, y una vez aquí se compró unas botas zapatillas deportivas sencillas. Por último, un cortavientos o un chubasquero, para cuando llueva, es toda la ropa que acabamos necesitando.

¿Saco de dormir y mosquitera?

Antes del viaje compramos sacos de dormir de verano… y se quedaron en casa. Ni siquiera compramos mosquiteras, porque no lo creemos necesario. Salvo que a ti realmente te guste ir de Campings, no necesitarás saco de dormir. En los últimos años la calidad de los alojamientos, incluso los más humildes, ha mejorado mucho. Por supuesto es cuestión de gustos, pero nosotros creemos que no es necesario el saco de dormir ni la mosquitera

Electrónica

Nuestros dos móviles (Iphone 7 y Xiaomi Mi8SE) es todo nuestro equipo fotográfico. Ni palos de selfie, ni trípodes ni tampoco cámaras reflex. Es posible que en el siguiente viaje compremos una reflex, pero hoy día…
Salvo que seas un experto la calidad de fotos que toma un móvil con buena luz respecto a una cámara en modo automático no merece el esfuerzo de cargarla… De noche si echamos en falta más calidad, pero no se puede tener todo en esta vida…
También compramos un adaptador universal para la electricidad. Un pequeño portátil para editar un poco y escribir y dos libros electrónicos es toda nuestra electrónica.

4. Precios 

Tras tener todo listo, echamos cuentas, porque una de nuestras máximas es reducir gastos y nos llevamos una grata sorpresa. Los costes de todo no los sabemos, pero por poner algunos ejemplos:
  • Ambos libros electrónicos tienen más de 5 años, pero en su momento costaron 80 y 40 euros. 
  • La mochila de Mireia costó alrededor de 60 euros y la de Horacio ha costado 70 euros.
  • Casi toda la ropa es ligera y de marcas poco conocidas, así que el coste de las camisetas o de la ropa interior es muy bajo. Las hemos ido cambiando conforme se estropeaban, pagando unos 3 euros por camiseta.
  • Las zapatillas impermeables y las chanclas han costado algo menos de 25 euros cada par.
  • La batería externa costó hace dos años menos de 20 euros y la regalamos al segundo día y la memoria flash, 15 euros.
  • Los impermeables, en el caso de Mireia es un regalo y en el de Horacio menos de diez euros.
  • Los cojines para el cuello 6 euros cada uno. Las gafas de sol, las de Horacio unos 30 euros y las de Mireia algo más caras porque también están graduadas.
  • El botiquín, los candados y el material para escribir lo teníamos ya por casa, así que no ha sido ningún dinero extra. Por si te interesa, un botiquín cuesta unos 12 euros.
Tras hacer la cuenta, hemos gastado alrededor de 250 euros. Tener todo lo necesario para un viaje de varios meses lejos de casa por tan poco nos ha hecho replantearnos muchas cosas.

Mientras viviamos en Heidelberg pagábamos  un alquiler bastante alto (unos 830 euros). Era tan caro que salía más cara la noche en ese apartamento que en muchos de los sitios en que nos hemos alojado durante el viaje.
Así que sí, menos es más…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here