Guía para ser Au Pair

0
148

Una de las mejores maneras de conocer mundo gastando muy poco es siendo Au Pair. Hoy te acercamos esta “Guía para ser Au Pair“, escrita por antiguos Au Pairs. Tendrás todas las claves que nosotros consideramos básicas para disfrutar de la experiencia. Además contaremos todo aquello que nos hubiera gustado saber antes de embarcarnos en ella. 

¿Qué es un Au Pair?

Un Au Pair no es un trabajador, sino “parte de una familia de acogida”. Alojamiento y manutención a cambio de algunas tareas del hogar y echarle un ojo a los niños de la casa. No suena mal, ¿no? Tu principal tarea será cuidar de los niños durante unas horas al día.

Lo dicho, un au pair es un joven bastante perdido que quiere mejorar los conocimientos de un idioma. Viajarás lejos de casa sin apenas gastar nada. ¿Qué puede salir mal? Casi todo, pero oye, ¡no te desanimes, que también puede acabar siendo una etapa genial de tu vida!

Ser au pair es una de las maneras más económicas de viajar. De hecho, es una manera excelente de “poner el pie” en un nuevo país. 

¿Cuáles son las responsabilidades de un Au Pair?

Aunque muchas familias tienen clarísimo cuales son los límites, y los respetan, no siempre es así. Para evitar caer en una de esas familias que creen que un Au Pair es una Mary Poppins, es importante saber qué pueden exigirte y qué no.

Existe un consenso general a partir del que guiarse para saber si una actividad te corresponde o no. Todo lo relacionado con los niños, desde prepararles el desayuno a plancharles la ropa puede ser tu responsabilidad. Aquello no relacionado con los niños; como por ejemplo, pasear al perro o planchar las camisas del padre, no es tu responsabilidad.

Lo que te corresponde hacer

¿Cual son las responsabilidades típicas? ¿qué es aceptable que te CORRESPONDA hacer? (Siempre respetando el máximo de horas diarias y semanales que puedes trabajar)

  • Despertar, preparar y dar de desayunar a los niños
  • Llevar y recoger a los niños de la guardería/colegio, en cualquier medio de transporte (pagado por los padres).
  • Acompañar a los niños a actividades extraescolares, fiestas de cumpleaños, reuniones con amigos, etc.
  • Preparar las comidas/meriendas/cenas de los niños y limpiar todo aquello que manches. Eso incluye limpiar superficies, barrer o aspirar, poner el lavavajillas o lavar los platos a mano.
  • Bañar a los niños y limpiar su baño.
  • Recoger los juguetes de los niños y sus habitaciones (o ayudar a los niños a hacerlo ellos mismos).
  • Cambiar las sábanas de sus camas, poner lavadoras con la ropa de los niños o planchar su ropa.
  • Acostarlos o ser responsables de la rutina de los niños antes de ir a dormir.
  • Una o dos noches de babysitting a la semana (dentro de tus horas semanales).

Lo que es razonable que hagas

Ahora bien, siendo Au pair, debes ser consciente de que formas parte de la familia. Por lo tanto, es lógico que esperen de ti que actúes como un miembro adulto de ella. En consecuencia, deberías estar dispuesto a hacer cosas que también realizarías en tu casa. En este caso, las actividades que parece RAZONABLE que hagas son:

  • Poner y recoger la mesa en las comidas en colaboración con la familia.
  • Lavar platos o poner el lavavajillas.
  • Pasear al perro o dar de comer al gato de vez en cuando.
  • Hacer alguna compra puntual.
  • Sacar la basura.
  • Pasar el aspirador en alguna zona común.
  • Limpiar tu habitación y tu baño privado.

¿Dónde está la clave? Tiene lógica que ayudes a recoger la mesa, si los padres se han encargado de cocinar la cena para todos. No tiene lógica que pongas la mesa y la quites. Y encima te encarges en solitario de la limpieza de absolutamente todo. Recuerda que no eres el servicio.

Lo que no deberían pedirte hacer

Y ahora la parte más controvertida de este asunto, y donde más discrepancias puede haber. ¿Qué actividades NO DEBERÍAN pedirte que hagas?

  • Encargarse del mantenimiento del jardín.
  • Pasear a las mascotas o encargarse de su cuidado.
  • Tener que limpiar la casa a fondo.
  • A menos que tengas un coche de uso exclusivo, no debes encargarte de sus lavados.
  • Limpiar moquetas, alfombras, cortinas, etc.
  • Llevar a los niños a revisiones médicas.
  • Cuidar de ellos durante largos periodos de tiempo (un fin de semana completo, por ejemplo).
  • Hacerse cargo en solitario de menores de 2 años.
  • Lavar y planchar la ropa de toda la familia.

¿Cúal es el problema habitual? Basicamente discernir que es razonable y que no es razonable que te pidan.

Si tu familia te pide que laves la ropa de todos, en lugar de lavar la ropa de los niños por separado, no significa directamente que se están aprovechando de ti. Probablemente sólo quieren ahorrar agua y electricidad poniendo lavadoras más cargadas. Sin embargo, si con el tiempo eres el único responsable de la colada y además han decidido que también te encarges de plancharlo todo… mal asunto.

Al final, la clave es tener claro lo que estás dispuesto a hacer, y hablarlo desde el primer momento con la familia. Se sincero con ellos, por complicado que sea (a nadie le gustan las situaciones embarazosas). Haz todas las preguntas necesarias durante la fase de las entrevistas y asegurate de que tus actividades vengan descritas en tu contrato. Tener algo escrito a lo que agarrarse es muy importante.

¿Qué país elegir?

Por supuesto, tan importante es ser Au Pair como el país en que lo seas. En algunos países te pueden exigir trabajar más horas. Hacerbabysitting (cuidar a los niños “dormidos” mientras los padres beben vino fuera) es otra de las exigencias comunes. La legislación es escasa, de modo que tus tareas se acuerdan con la familia.

Se da por hecho que las familias buscan que hables tu lengua materna con sus hijos, para así enseñarla. También ayuda si al menos te defiendes un poquito con el idioma local. De este modo, nada más llegar te puedas poner a mejorar el idioma y que la comunicación sea más fluida.

Esto es clave, porque el mundo “Au Pair” está lleno de malos entendidos. Gran parte de ellos vienen de que no tienes ni idea del idioma que habla tu familia de acogida y claro, te sientes más perdido que un piojo en una peluca.

Si vas a mudarte a un país de habla inglesa, escribimos un artículo con recursos gratuitos para aprender y perfeccionar tu inglés.

Si lo que vas a hacer es vivir con una familia que hable alemán, también tenemos un montón de herramientas gratuitas para aprender ese idioma. 

Por cierto, si te mudas a Alemania no deberías dejar pasar la oportunidad de hacer el Curso de integración, la forma más económica de aprender alemán en Alemania.

Otra cosa es saber donde tienes más posibilidades de encajar. ¿Hablas español? Estás de suerte, nuestro idioma es el más buscado por las familias a ambos lados del Atlántico.

¿Puedo ser Au pair siendo chico?

Normalmente un Au Pair suele ser una chica de entre 18 y 29 años ¿Por qué? Probablemente por tradición, y porque las familias creen que es las chicas son menos problemáticas. Aún así, si eres un chico no te desanimes. Horacio, por ejemplo, fue Au Pair 3 veces, así que es posible. A veces las familias buscan específicamente chicos, y verás que hay mucha menos competencia. No hay que encasillar esta aventura en un único género, por mucha tradición femenina que haya…

¿Cuántas horas quieres trabajar?

En algunos países te pueden exigir echar jornadas laborales completas, y depende de ti aceptarlo o no. Con la ley en la mano, ningún au pair en la UE puede trabajar más de 25 horas en la mano. Esto es la ley, pero cada año salen casos y casos de Au Pairs explotados…

Adelanto: la servidumbre ya está derogada, pero en algunos países la figura del “au pair” ha venido a sustituir al “siervo”, así que cuidado.

Vayamos a otra de las claves,

¿Cómo se empieza a aplicar para ser au pair?

Pues hay dos caminos, a través de agencias o por tu cuenta. También depende del país al que vayas. Algunos países, como Estados Unidos, te obligarán a gestionarlo por agencias en cualquiera de los casos. 

Lo de las agencias estaba ya inventado. Un intermediario que conectará a familias que buscan Au Pair y hacen de Celestina con las familias. Hay diferentes tipos de agencia, unas en las que pagas por entrar en los programas y otras gratuitas para los Au PairNormalmente las agencias españolas cobra a los Au Pair. Si tu intención es irte a Alemania, Irlanda o Reino Unido hay muchas agencias extranjeras que no cobran al Au Pair, sólo a las familias. En nuestra experiencia, han resultado más fiables, ya que se encuentran en el país de destino.

Las agencias te van a encontrar una familia, el éxito es casi asegurado. La cuestión es que cuando surjan problemas (si es que surgen) puede que las agencias no ayuden tanto como esperases.

Por eso mismo nosotros te recomendamos hacerlo por tu cuenta. Internet es maravilloso, y hay un buen montón de páginas que actúan como “redes sociales Au Pair”. Te creas un perfil, las familias otros y acabáis mandando mensajes como enamorados hasta que concretáis algo.

Tener un buen perfil es fundamental para entrar por los ojos a las familias a las que apliques. Nadie se interesaría por una familia que en su perfil no tiene fotos cuenta nada sobre ellos, ¿no? Puedes esperar lo mismo del otro lado.

Los mensajes y la entrevista

¡De verdad, no sabes lo importante que es lo que te vamos a contar ahora!

Se completamente sincero y no te calles ninguna duda que tengas. Mucho mejor un rechazo en esta fase que estar puteado durante meses por respuestas que nunca preguntaste. Si todo va bien, acordaréis una entrevista por Skype. Este será el momento decisivo de todo el proceso.

Es en esta entrevista en que tienes que sentir si hay “feeling”. También aclararal máximo cada duda que pase por tu cabeza. Deja acordadas las tareas que tendrás y todo lo que la familia te ofrecerá (o no).

Prepararte bien la entrevista, mantener la calma y tener algunas preguntas clave anotadas te ayudarán muchísimo. Nosotros ya teníamos experiencia en entrevistas con familias Au Pair cuando escribimos esto. Y consideramos que está lista de preguntas es imprescindible. 

Vale, vale, la familia ha dicho que ya te contactará, que tienen otro par de entrevistas (esto puede ser más falso que una moneda de chocolate). Tú te pasarás un par de noches sin dormir bien y comiéndote las uñas. El rato menos pensado lo mismo te llega un mail (o un Whatsapp, depende de lo moderna que sea tu futura familia de acogida) y te dirán que no… En cuyo caso no te desanimes y venga a seguir buscando.

O te dirán que sí, en cuyo caso te entrará un vértigo mezclado con emoción que molará muchísimo.

Comienza la aventura…

Ha llegado el momento de preparar todo. Comprar los billetes de avión es algo que nos encanta, y puedes hacer en Skyscanner. (aquí link subvencionado). Luego tema ropa, porque a lo mejor la cazadora que usas en Barranquilla no abriga lo suficiente para Berlín…

Comprueba que tu pasaporte está en orden, así como todas las visas y posibles vacunas…

Nosotros hicimos una lista de cosas que hacer y otras que evitar durante tu estancia. Te la dejamos aquí.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.