Couchsurfing: una experiencia personal

0
77
Quizá no conozcas Couchsurfing, pero el concepto es sencillo: quedarte en casa de alguien o acoger viajeros. Es un intercambio cultural, una manera de conocer gente y viajar por muy poco. Así que sí, ¡la experiencia couchsurfing es una de las mejores maneras de viajar gratis!

Courchsurfing es una manera increíble de conocer gente, ahorrarte alojamientos y disfrutar de las ciudades que visites cómo un local.

El registro es totalmente gratuito, aunque podrás pagar para verificarte y funciona como un perfil de Facebook.

No te preocupes, normalmente los sofas están dentro de las casas

Cuanto más hables de ti, cuantas más fotos tengas y mejor te describas, más posible será que otros viajeros confíen en ti. ¿No harías tú lo mismo?

Preparado tu perfil, ya sólo te quedará mandar mensajes a otros viajeros. Dependiendo de tus fechas y de las ciudades que quieras ver tendrás más o menos éxito. Normalmente ser flexible con las fechas y visitar ciudades grandes facilita las cosas.

Cuanto más personalices los mensajes, cuanto más leas los perfiles de la gente, más éxito tendrás. Recuerda que es ante todo una red de personas.

¿Y qué pasa cuando te dicen que sí?

Pues eso no se puede contar en una guía, pero mi experiencia personal (y la de otras personas que he conocido) es perfecta:

Hay gente ahí fuera que vale la pena, e ideas cómo couchsurfing lo demuestran.¡De verdad, economía colaborativa al poder!

Hace ya casi tres años decidí que Friburgo iba a ser el primer sitio en que intentaría encontrar un sofá para conocer la ciudad. Por aquella época mi inglés era bastante malo y mi alemán daba vergüenza ajena, así que me puse a buscar alguien que hablase español, para facilitar las cosas.

Mandé varias solicitudes, con un poco de miedo por si todas me rechazaban y otro poco por si alguien decía que sí, ¿iba a quedarme a dormir donde un desconocido? ¡Ay Dios, qué estaba haciendo!

Algunos me dijeron que no por cuestión de fechas o porque mi mensaje no les convenció, otros perfiles parecían inactivos… Finalmente contacté con un chico alemán que hablaba español que me dijo que sí, que estaba dispuesto a alojarme. Tras una conversación super amigable acabamos viendo que el primer fin de semana de mayo podría ir a visitarlo. Él iba a estar un poco ocupado estudiando, pero aún así me animó a ir igualmente.

¿Cómo fue la experiencia?

Reconozco que los primeros minutos, cuando llegué a su apartamento y una chica me abrió me sentí bastante asustado. Sentía que estaba muy expuesto a cualquier problema, pero en cuestión de minutos él llegó y todo mejoró. El fin de semana fue lluvioso  y le molestó más a él que a mí, porque decía que Friburgo era mucho más bonita que lo que parecía esos días, pero a mí me daba igual.

Fotos experiencias couchsurfing
Algunas fotos de mis experiencias

Pude dormir en la habitación de uno de sus compañeros de piso, que no estaba esos días ahí, así que tuve una cama enorme para mí solo. Además me llevó a conocer los sitios más importantes de la ciudad, y lo mejor es que realmente fue muy divertido poder hablar con alguien (había cogido costumbre de viajar solo), poder tomar unas cervezas y ver que teníamos mucho en común.

El domingo volví a casa más contento que unas castañuelas. Tan bien fue la experiencia que un mes después volví a Friburgo y nos estuvimos tomando otro par de cervezas. Un año después volvimos a quedar, y aún hoy hablamos a veces por Facebook.

¿Repetí?

Esa fue mi primera experiencia, pero tras visitar Friburgo, disfruté con otros host de Estrasburgo, Colonia, Dresde, etc. Ellos me hicieron valorar muchísimo esa manera de conocer mundo. A veces incluso me quedé con chicas y me pareció increíble que confiasen en recibir en su apartamento a un desconocido. Luego toda esa gente, cuando la conocías, dejaba claro porque se ofrecían a acoger a gente. ¡Valían mucho la pena!

La mente abierta, ganas de hacer amistades y la idea de que el dinero no lo es todo son las claves de Couchsurfing.

Cuando hoy me preguntan si merece la pena viajar así, ni lo dudo un instante. Por supuesto, quizá no sea lo más cómodo ni lo más flexible pero ofrece otras cosas. Los monumentos  pueden impresionar, pero te acuerdas más de los ratos que compartiste con las personas.

Atreverme a hacer couchsurfing fue una de las mejores experiencias de mi vida, y espero repetir en el futuro…

A JOHANNES, GERALDINE, CARRIE, CHIDI Y CRIS, HEIKE, SANDRA Y MARIAN. MUCHAS GRACIAS POR HABERME ACOGIDO, SOIS INCREÍBLES.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.