7 consejos para ser Au Pair

0
261
Consejos para ser Au pair

¿Has leído nuestra guía para ser Au Pair y te has decidido a probar suerte? ¡Genial! Nosotros fuimos au pairs, y queremos compartir contigo 7 consejos para ser au pair. En ellos queremos contarte las claves para que tu experiencia sea inolvidable… para bien. A veces hay noticias de Au pairs explotados, pero si sigues estos consejos, tú no serás uno de ellos.

Pregúntalo todo

No tengas vergüenza , cuando hables con la familia (o con la agencia que esté gestionando el proceso) deja todo CLARÍSIMO. No digas que sí a un “contrato” sin tener cada minuto de tu horario totalmente aclarado. Ten claras cuales serán tus tus tareas y cuáles no.

De verdad, pregunta la más mínima duda, por tonta que sea. Si una familia te da largas sobre a alguna pregunta, ponte alerta. Aclara cuantos babysitting esperan de ti, o si tus fines de semana serán libres o no.

Busca la dirección en maps

Pide la ubiación exacta de la casa a la que te mudas. Pueden mandarte un link de google maps para hacerte una idea completamente cierta de donde vas a vivir. ¿Por qué? Pues porque verás anuncios a patadas en que ponga, ¡muy cerca de Berlín! o ¡a las afueras de Bristol”. Con la ubicación exacta sabrás de verdad dónde estarás. 

Niño mirando un mapa
En serio, la localización es importante. Lee nuestras experiencias

Ponemos dos ejemplos propios.

Mireia se mudó a un pequeño pueblo que en teoría estaba a 15 minutos de Heidelberg… ¡y era verdad, pero en coche! Tardaba más de una hora en transporte público en llegar a Heidelberg. Y eso cuando tenía transporte público, porque los domingos no tenía ninguna alternativa. Pero su aventura tuvo muchos otros problemas, lee la experiencia aquí. 

Horacio se mudó a la pedanía de un pueblo que estaba a media hora de Basilea… ¡de nuevo media hora…en coche supersónico! De la casa al pueblo había 15 minutos de carretera serpenteante. Una vez en el pueblo, hasta Basilea había no menos de 45 minutos, así que Basilea quedaba tan lejos como Santurce…

Bono de Transporte

Pide desde el primer momento el bono de tranporte, que en muchos países deben facilitarte.

No dejes que te digan que tras la primera semana ellos te lo averiguan, porque intentarán irlo posponiendo hasta que lo des por perdido y ellos se ahorren el dinero. Un “au pair” tiene una paga simbólica, que en muchos casos, si tienes que pagar tú mismo el transporte se te irá sólo en moverte en bus o tren.

Puede parecer una tontería pero te dejamos otro ejemplo. En Heidelberg costaba 130 euros mensualmente, un au pair gana 260 euros. Echas cuenta, y ves que si no te lo paga la familia, no podías pagártelo.

Horario y tareas

Tu horario y tus tareas lo son todo durante tu estancia, así que deben estar muy claros. Aunque la cantidad máxima de horas que puedes trabajar y el sueldo, dependel país en el que vayas a ser Au pair. Si libras los fines de semana, libras los fines de semana, no es negociable. Si tienes que trabajar cuatro horas diarias, que siempre sea así. Ten cuidado con los favores. Si conviertes en costumbre hacer el favor de trabajar 6 horas, llegará un día en que te exigirán siempre esas 6 horas.

La amabilidad es muy importante para un au pair. Te permitirá congeniar más rápida  sinceramente con la familia, pero de nuevo debes tener cuidado. Si por amabilidad o educación lavas lo platos sin ser tu tarea, no lo conviertas en costumbre. Muchos problemas vienen tras malos entendidos, en que la familia dio por hecho cosas que hacías por bondad.

Casa en las montañas
El tiempo libre también es muy importante

El contrato

Normalmente acordarás con la familia un período de prueba y la duración total del contrato. Esto puede parecer un poco una tontería, pero es muy importante. Con esas dos cosas ambas partes estaréis siempre preparadas. Importante es preguntar si mientras se es “au pair” puedes trabajar en tu tiempo libre o no. En países como Alemania o Reino Unido es fácil encontrar empleo, pero debes hablarlo antes con la familia.

La comida

Más de un au pair hemos conocido (nosotros incluidos) que a ratos ha pasado hambre. La familia debe facilitarte la comida que ellos se hacen, hasta ahí bien. Si eres delicadillo con la comida, quizá lo pases mal, pero a todo se adapta uno. El problema viene con los antojos, los días que ellos salen…

Deberías preguntar si podrás usar la cocina y el frigorífico, porque puede que quieras usarlos por ti mismo. También si hay supermercados cerca, y esto es importante. Comer poco a las 7de la tarde porque la familia come poco y luego no tener nada para picar te amarga la noche.

Niño jugando con bloques
Jugar con los niños no lo es todo.

Recuerda, no eres un profesional

Por último, recuerda a la familia que eres un au pair, no un profesional. Deja claro a la familia que cuidarás de los peques y los ayudarás con el idioma, pero que no eres un exteperto. Ni debes limpiar 3 horas al día toda la casa ni enseñarás español como un profesor particular. Esas dos cosas son más caras y no es tu trabajo hacerlas.

Ten estos siete consejos en mente desde el momento en que decidas probar a ser au pair y verás como todo saldrá mucho mejor, como esas experiencias desagradables que has visto en los periódicos a ti no te suceden y como al final acabarás teniendo una segunda familia a la que cogerás muchísimo cariño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here