5 formas de ser más ecológico en Tailandia

0
337
Ser ecológico en Tailandia

Tailandia es cada día un destino más cercano y valorado por todos, por eso, para que lo disfrutes aún más, aquí te dejamos 5 formas de ser más ecológico en Tailandia.

Introducción

Nueve de cada diez personas que han visitado Tailandia te dirán que es el paraíso. Nosotros, que nos gusta ir contra corriente y hemos estado ya cuatro veces te decimos  que sí, que es el paraíso pero…

Pero es un paraíso con adjetivos, concretamente es un paraíso del plástico. Tailandia tiene algunas de las playas  paisajes que más quitan el hipo del mundo y sus gente, por regla general son muy simpáticos (también hay tailandeses bordes, por experiencia). Con todo  y con eso, los problemas medio ambientales están poniendo en jaque un país que recibe cada año a 40 millones de turistas y que vive de su medio ambiente.

Este problema requiere concienciación en las escuelas y dinero y voluntad gubernamental, pero los turistas podemos, al menos, intentar dejar la menor huella posible. ¿Cómo lograrlo? ¿Cómo aportar nuestro granito de arena para conservar el paraíso?

Aquí van cinco pequeños consejos que te ayudarán a lograrlo:

El tren

En serio, al contrario que sus vecinos, Tailandia tiene una red bastante apañá de trenes y encima los trayectos salen tirados de precio.

Cuando viajas por la antigua Siam te acabas dando cuenta de que estás pagando más por 3horas de bus que por la noche de hotel, ¡WTF! Usa el tren, que seguro te acercará a tu destino, y además de ahorrar un poco, te mezclarás con los tailandeses. Podrás ver lo ruidosos que pueden llegar a ser y lo mejor de todo, apenas contaminarás.

El tren es el medio de transporte más limpio (hacer andando Bangkok – Chiang Mai lo mismo es demasiado tute) que existe y encima cruzarás unos paisajes increíbles. Así que, ¡pasajeros al tren!

Foto en un tren tailandés.

Evita los 7-eleven

Ese refugio para turistas con el termostato a temperatura siberiana y una capacidad infinita para poner plástico sobre plástico. Eso son los 7-eleven, una tentación para los occidentales, nosotros los primeros.

Lo reconocemos, nuestro primer mes en Tailandia sentimos que los sandwiches y demás porquerías eran nuestra salvación. Nos sentimos culpables por ello. Un día vimos horrorizados como la caja de galletas que habíamos comprado dentro tenía una pequeña nueva bolsa de plástico para cada dos galletas. Eso fue definitivo.

Los 7-eleven son malísimos para el medio ambiente y encima, es que aunque nolo parezca, son caros. De verdad, no vale la pena cruzar medio mundo para acabar comiendo oreos, acércate al restaurante o puesto más cercano y disfruta una gastronomía que está de muerte. Ahorras dinero, conoces nuevos platos y encima reducires el uso de plásticos.

Foto de un 7-eleven en Japón, pero el concepto se entiende ¿no?

Botellas de agua

Otra clave para dejar menos huella en el medio ambiente mientras visitas Tailandia es cuidar el tema de las botellas de agua, y en esto Tailandia si que te da oportunidades.

Con la misma frecuencia que verás siete-onces, o puede que más, te encontrarás con algo que parecen máquinas expendedoras, por regla general con mala pinta. Efectivamente son máquinas expendedoras ¡de agua! Por precios ridículos que van desde un Baht a unos veinte podrás rellenar tus botellas o cantimploras con agua totalmente potable

Estas máquinas, a través de un proceso “mágico” llamado osmosis inversa (explicar Química no es lo nuestro) potabilizan el agua y encima ayudan a reducir la cantidad de plástico que se usa.

Máquina de Osmosis inversa

¿Quieres llevar al siguiente nivel el uso del agua?

Si con lo que te hemos contado antes no es suficiente, siempre puedes pillarte antes de ir de viaje una Lifestraw. Es una botella con un filtro que te permite beber cualquier agua por dudoso que sea su origen. Un puntazo para el viajero responsable, sin duda.

No volverás a tener problemas con el agua, porque cualquier charco, bidón o grifo te servirá. El filtro de esas botellas por regla general dura unos mil litros, y de veras que funciona. Nosotros incluso hemos bebido de aguas que había en un macetero en Myanmar y sin problemas…

“Lifestraw” es una de las muchas opciones del mercado en botellas con filtro.

Mai Ao Lawd Kap

Es la frase mágica que deberías decir cada vez que pidas una bebida. ¿Qué significa? Pues tan sencillo cómo que no quieres usar cañitas de plástico. ¿Sabías que Tailandia es el mayor consumidor de estas por habitante del mundo? El mar de Andamán, con sus paradisíacas playas empieza a contener más cañitas que peces…

Hay alternativas en madera de bambú. Puede parecer una tontería, pero cada año acaban en el mar tantas cañitas de plástico cómo el peso de varias decenas de veces la Torre Eiffel.

Nosotros ya lo aprendimos:  ¡Mai Ao Lawd Kap! Es la manera perfecta de disfrutar más de la visita a Tailandia. Y lo mejor, permitiremos que nuestros hijos y nietos también puedan enamorarse de un paraíso muy especial.

En Chiang Mai encontrarás diversos establecimeintos que venden estas pajitas.

Con estos cinco pequeños detalles, que apenas requieren esfuerzo, estaremos viajando de modo mucho más responsable, respetando el medio ambiente y ayudando a preservar toda la belleza de Tailandia. Si realmente te interesa este tema, hablamos de como viajar sostenible largo y tendido en otra entrada.

Y tú, ¿tienes alguna sugerencia que darnos sobre cómo ser más ecológico en Tailandia? La esperamos en los comentarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.